top of page
  • Foto del escritorIMPONENTE RADIO

BRYAN ADAMS HACE VIBRAR LA ARENA CDMX


IMPONENTE RADIO


El legendario cantautor canadiense Bryan Adams hizo vibrar a sus fans con sus éxitos y recientes creaciones en la Arena CDMX.


El artista originario de Kingston regresó a México luego de siete años de ausencia, y en escena encendió velozmente en “Kick Ass” y “Can't Stop This Thing We Started”.


La fanaticada hizo temblar al recinto del poniente en coreos de cada una de las rolas del también fotógrafo de 64 años, resonando la clásica “Somebody”, dando paso a “18 til I Die” y “Please Forgive Me”.


El cantante consintió a sus seguidores en la selección de rolas y diálogos fraternos. La conexión fue instantánea. Así saludó a los reunidos:

“¡Hola México City! ¡Me llamo Bryan, soy su cantante por la noche!”.


Los aplausos hicieron eco hasta el último rincón del recinto, al que acudió un público variado generacional, desde los coetáneos al artista a los más jóvenes.  


El espectáculo que conforma parte de su gira “An Evening With Bryan Adams” se edificó sin parafernalias. Al centro una pantalla gigantesca proyectaba el viaje conceptual, desde arte digital y mosaicos fotográficos de su historia musical, aderezando acercamientos observándose a Bryan, su ensamble de músicos y la congregación entregada efusivamente.


En la gala de rock resonó “Shine a Light”, la entrañable “Heaven” y calando en la armónica “Go Down Rockin'”. El show consideró en extenso repertorio “It's Only Love”, “You Belong to Me”, “I've Been Looking for You” y “The Only Thing That Looks Good on Me Is You”.


En sesión de “solos” a guitarra acústica Adams rasgó “a “I Will Always Return” y “Here I Am”.

Se reintegró su banda para “This Time” y en sensibilidad romántica delineó “(Everything I Do) I Do It for You” en cánticos ensordecedores de los respetables, dando avance vertiginoso “Back to You”.


Se vislumbró en el horizonte flotando sobre la plancha del foro un automóvil aerostático a los ritmos de “So Happy It Hurts” y encaminar “Run to You”.


Hacia el finiquito se escuchó en complacencias “Summer of '69”, “Have You Ever Really Loved a Woman?”, “Cuts Like a Knife” y “Can't Take My Eyes Off You”.  


Tras dos horas de recital, Bryan Adams dedicó en solitario obsequios extras con su inseparable guitarra acústica afinando “Straight From the Heart” y “All for Love”. Marejadas de aplausos y griteríos multitudinarios de satisfacción agasajaron a la celebridad canadiense de principio a fin.

bottom of page